Obra: Edificio Bóreas
Comitente: Criba
Ubicación: Carlos Calvo 3233, CABA.
Proyecto: Urgell-Penedo-Urgell, Arquitectos Lynch Pierantoni López Vago Rodríguez
Equipo de Proyecto: Juan Pablo Rodríguez, Gustavo Vago, Carlos Díaz, Lucas Pulice, Debora Bellagio, Catalina Guiroy, Lucía Tempesta, Agustina Benaglia, Joaquín Affranchino, Valentina Vilas, Nicolás López Castro, Catalina Cerdán, Andrés Olmedo.
Superficie total: 9.996 m2
Año Proyecto: 2018

Memoria
El edificio se encuentra ubicado en uno de los barrios centrales de la CABA donde se mezclan en la actualidad conjuntos de viviendas en altura, con casas bajas y edificios industriales de superficies muy extensas.
Esta mixtura de usos y cuerpos edificados, junto con Hospitales y Colegios que también se hacen presentes, conforman un tejido tapiz mixto de amanzanamiento, a partir de sus volúmenes diversos. Esta presencia de edificios sueltos recupera para la ciudad, la existencia de espacios vacíos intermedios que generan y permiten su percepción desde el espacio público, enriqueciendo y caracterizando el sector desde la mirada peatonal.
La Plaza Boedo ubicada a menos de 100 mts., ha sido recuperada como espacio público verde recientemente, ayudando también al esponjamiento del sector. Estos destinos recreativos y de esparcimiento, son muy valorados por el uso residencial de media densidad, que se está volviendo predominante en la zona.
El cambio de uso a residencial, potencia y va transformando el sector en que se implanta. Antes, en el predio se emplazaba un edificio de naves industriales, cuyo último destino fue su utilización para aulas de la Universidad Kennedy.
El proyecto logra la apertura de lo existente desde la vía pública y la liberación del tejido desde las medianeras de todo el pulmón de la manzana. Genera un esponjamiento del tejido dando la posibilidad que el centro libre de esta manzana de gran tamaño se una a la calle, a partir de la apertura de este gran predio de 2074 m2, con una profundidad de 70m desde fondo hasta las veredas.
Junto al nuevo volumen, el tejido resultante queda contextualizado con preexistencias de su entorno inmediato. Tal es el caso de las dos torres que dan de frente a la Plaza Boedo, y también las torres ubicadas a 200mts. de distancia sobre Carlos Calvo. Estos edificios visualizados como conjunto, plantean una ”unidad”, que a estas escalas devuelve a los vecinos el asoleamiento y las ventilaciones tan buscadas más allá de los edificios en sí mismos.
Para el edificio en particular se ha proyectado un volumen que se articula por medio de franjas horizontales, a partir de cintas de hormigón corridas a modo de vigas invertidas, liberando las esquinas y resolviendo los departamentos a las mejores vistas con balcones aterrazados.
El juego alternado de los balcones en las esquinas se resolvió no como voladizos, sino como continuación alternada de estas cintas, que permiten el juego rítmico planteado, y acentúan el “movimiento” del volumen general, a medida que este sube en altura y las unidades funcionales cambian de superficies.
Dentro del diseño y composición de las fachadas, se han proyectado la incorporación de los servicios, “ocultos” tras celosías que definen la materialización del cuerpo del edificio y su imagen, de manera de no producir alteraciones futuras habituales en balcones y muros.
El núcleo rígido de la torre resuelve los palieres de piso que se han proyectado como semi-privados para el total de las unidades. A partir del estudio de unidades chicas en esquina se propusieron cocinas generosas y con grandes ventanales, pero que según su configuración se perciben divididas del ambiente principal, para dar respuesta al mercado familiar al cual apunta el desarrollo.
El proyecto incorpora en Planta Baja una piscina descubierta, un SUM de fiestas y sectores exteriores de expansión para adultos y niños.
En la terraza del piso 15to se incluyeron 6 áreas de reunión con parrillas, y dos estares al aire libre. Estos últimos se ubican en las cabeceras de la terraza, proporcionando interesantes vistas de la ciudad.
En el subsuelo hay cocheras y bauleras previstas según el requerimiento comercial, cuya cantidad esta por encima de los mínimos exigidos por CPU.
En el mismo subsuelo, también se ubica un gimnasio para uso común del edificio.
El total del proyecto es de 9.996 m2.

Contacto