ESPACIOS ABIERTOS BSR

Obra: Espacios Abiertos Santander – Edificio Garay
Comitente: Banco Santander
Ubicación: Garay 151, CABA
Proyecto: Urgell-Penedo-Urgell, Arquitectos Lynch Pierantoni López Vago Rodríguez
Equipo de Proyecto: Andrea López, Tamara Orman, Ana Montero, Camila Soriano, Ezequiel Mill, Matías Ortíz de Guinea.
Superficie total: 1.270 m2
Año Proyecto: 2020

Memoria
Proyectamos el Edificio Garay en base a conceptos de sustentabilidad promoviendo el bienestar y eficiencia en el lugar de trabajo: abundante luz natural, vistas al exterior, eficiencia energética, la posibilidad de hacer ejercicio físico y espacios donde se puedan dar actividades que estimulen y mejoren el ánimo de las personas fueron nuestras premisas.
Hoy, con la vuelta a la oficina, acompañamos al Santander en alentar el trabajo y experiencias al aire libre como una forma segura de interactuar con colegas.
Con el diseño del equipamiento, los espacios al aire libre pueden dar soporte a una gran variedad de actividades productivas ofreciendo mucho más que un lugar para comer, descansar o tener encuentros informales.
Nuestra propuesta propone espacios sin límites, de exploración de los caminos de la intuición y creatividad, con experiencias inmersivas, sensoriales e interactivas, con actividades individuales de descanso, meditación, contemplación y grupales de reunión e interacción lúdica. Invariablemente pensándolos desde la perspectiva del bienestar buscando que los empleados se sientan más seguros, cómodos, más productivos y, también trasciendan más creativos.
Consideraciones como la sombra, el viento, las temperaturas, el deslumbramiento, el distanciamiento, la conectividad, el equipamiento flexible, fueron esenciales para formular espacios seguros y atractivos.
Además de los encuentros casuales y la socialización, los espacios al aire libre pueden aprovecharse para capacitaciones, reuniones colaborativas y ser escenarios de actividades inmersivas, exposiciones, actividades físicas, lúdicas, huertas o eventos.
Desde el proyecto original los espacios al aire libre incorporan vegetación en una variedad de configuraciones con especies resistentes a las condiciones climáticas casi sin mantenimiento disminuyendo el efecto “isla de calor”, capturando el agua de lluvia, reduciendo contaminación ambiental y acercando a los usuarios a la naturaleza.
La interacción con un entorno más natural también puede cambiar la actitud, el comportamiento y la respuesta psicológica de las personas. El vínculo con la naturaleza provoca efectos positivos tanto para la percepción como para la disposición frente a las tareas.
Brindar la opción de trabajar en espacios al aire libre mejora el bienestar, el contacto con la naturaleza estimula la movilidad, aumenta la concentración y amplía el ecosistema laboral para que cada usuario pueda elegir el mejor lugar para realizar su trabajo. Promover la seguridad, el bienestar y la sustentabilidad a través del diseño de espacios al aire libre puede ayudar a restablecer un sentido de pertenencia y confianza para las personas que han trabajado aisladas desde casa durante meses.

Contacto